Anuncios
Saltar al contenido

América deja ir el Clásico Nacional

Captura de pantalla 2018-10-01 a la(s) 03.48.01.png

Al fiel estilo de la épica frase de Enrique Bermúdez: “Lo tenían, era suyo y lo dejaron ir”. América tuvo en sus manos el poder consagrarse no solo con el Clásico Nacional sino que también con el liderato general de la competencia pero un penal fallado de último minuto por parte de Mateus Uribe, dejó las cosas 1-1 en la cancha del Estadio Azteca.

Un partido donde se alzó la figura de Raúl Gudiño quién en reiteradas ocasiones salvó su marco y evitó que Guadalajara sufriera más de la cuenta en el Coloso de Santa Úrsula.

La serie de llegadas al arco tapatío arrancó al 13’ con un desborde de Paul Aguilar ante una mala marca, sacó centro y Uribe no pudo definir ante una magnífica cobertura de Jair Pereira que finalmente sería uno de los destacados de la noche.

Al 19’ irónicamente el americanismo le inyectó moral al rival. Centro que Agustín Marchesín iba a controlar sin problema pero Renato Ibarra se volvió loco y quiso rechazar, lo hizo de mala manera y dejó el esférico vivo que con par de disparos a puerta, Chivas no pudo concretar.

Otra vez Gudiño al 27’, ahora con un disparo bien ejecutado por Oribe Peralta que el cancerbero de Chivas mandó a córner para evitar cualquier problema.

Ya en el complemento vino el crecimiento de los visitantes y la que lucía como una cantada sorpresa en la capital. Al 58’ José Vanrankin en un desborde lo hizo de excelente manera y terminó cediendo esférico para Alan Pulido que definió el 0-1 que hizo explotar el Azteca.

A partir de ahí vino una cacería tapatía, para en una contra poder liquidar el compromiso. Al 62’ luego de un buen centro de Renato Ibarra, Paul Aguilar de tijera por poco hacía un golazo pero la pelota se fue por fuera.

El ‘Piojo’ tuvo que caer en arriesgar a más no poder y tuvo que poner primeramente en la cancha a Andrés Ibargüen. Precisamente el colombiano al 80’ emparejó las cosas que le dieron un respiro al equipo capitalino. Rescate de la pelota por parte de Peralta, cedió para el cafetalero que disparó y contando con un desvío de Isaac Brizuela, el balón terminó al fondo de las redes para el 1-1.

Cuando el empate estaba cantado, una falta dentro del área de Gudiño sobre Henry Martín, fue bien señalada por el central como tiro penal. Uribe desde un principio pidió la pelota como lo hizo en la tarde ante Lobos BUAP y a pesar de su seguridad al requerirlo, su cobro fue malo y Gudiño evitó la caída tapatía. 1-1 y la cosa sigue al rojo vivo en Coapa, en una semana para el olvido.

 

Al fiel estilo de la épica frase de Enrique Bermúdez: “Lo tenían, era suyo y lo dejaron ir”. América tuvo en sus manos el poder consagrarse no solo con el Clásico Nacional sino que también como el liderato general de la competencia pero un penal fallado de último minuto por parte de Mateus Uribe, dejó las cosas 1-1 en la cancha del Estadio Azteca.

Un partido donde se alzó la figura de Raúl Gudiño quién en reiteradas ocasiones salvó su marco y evitó que Guadalajara sufriera más de la cuenta en el Coloso de Santa Úrsula.

La serie de llegadas al arco tapatío arrancó al 13’ con un desborde de Paul Aguilar ante una mala marca, sacó centro y Uribe no pudo definir ante una magnífica cobertura de Jair Pereira que finalmente sería uno de los destacados de la noche.

Al 19’ irónicamente el americanismo le inyectó moral al rival. Centro que Agustín Marchesín iba a controlar sin problema pero Renato Ibarra se volvió loco y quiso rechazar, lo hizo de mala manera y dejó el esférico vivo que con par de disparos a puerta, Chivas no pudo concretar.

Otra vez Gudiño al 27’, ahora con un disparo bien ejecutado por Oribe Peralta que el cancerbero de Chivas mandó a córner para evitar cualquier problema.

Ya en el complemento vino el crecimiento de los visitantes y la que lucía como una cantada sorpresa en la capital. Al 58’ José Vanrankin en un desborde lo hizo de excelente manera y terminó cediendo esférico para Alan Pulido que definió el 0-1 que hizo explotar el Azteca.

A partir de ahí vino una cacería tapatía, para en una contra poder liquidar el compromiso. Al 62’ luego de un buen centro de Renato Ibarra, Paul Aguilar de tijera por poco hacía un golazo pero la pelota se fue por fuera.

El ‘Piojo’ tuvo que caer en arriesgar a más no poder y tuvo que poner primeramente en la cancha a Andrés Ibargüen. Precisamente el colombiano al 80’ emparejó las cosas que le dieron un respiro al equipo capitalino. Rescate de la pelota por parte de Peralta, cedió para el cafetalero que disparó y contando con un desvío de Isaac Brizuela, el balón terminó al fondo de las redes para el 1-1.

 

Cuando el empate estaba cantado, una falta dentro del área de Gudiño sobre Henry Martín, fue bien señalada por el central como tiro penal. Uribe desde un principio pidió la pelota como lo hizo en la tarde ante Lobos BUAP y a pesar de su seguridad al requerirlo, su cobro fue malo y Gudiño evitó la caída tapatía. 1-1 y la cosa sigue al rojo vivo en Coapa, en una semana para el olvido.

 

Por: Juan Carlos Monroy

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: