Anuncios
Saltar al contenido

Lazo roto

Captura de pantalla 2018-09-26 a la(s) 21.44.54.png

Como todo en la vida sabemos que hay ciclos, cuando un lazo se rompe y por más que se quiera reestablecer, sanar, medio enderezar, si ya no da para más, lo mejor es cerrarlo y que todo termine de la mejor manera posible.

Bueno ese caso en lo deportivo hoy se presenta en el conjunto de las Águilas del América, caso en concreto con el estratega Miguel Herrera. Lo que inició con aquella mágica noche del 26 de mayo del 2013, que envolvió primeramente un sentir de que se demostró que el americanismo nunca se rinde, que de peores se sabe levantar y que jamás den por muerto al club de Coapa, hoy esa magia ya no es crédito en lo absoluto para dicho timonel.

Y es que sí, al correr de los años, de los resultados y sobretodo de los fracasos, no se iba a vivir toda la vida de aquella épica reacción (combinada de varios errores del rival, dicho sea de paso)

Miguel ha dejado de tener una conexión con la afición, esa misma que obtuvo ganando Clásicos a más no poder, el ya tan mencionado título y que estuvo cerca del Bicampeonato. Su regreso, que si bien era pedido por muchos (me incluyo) ha dejado entrever que la famosa frase de: “Segundas partes nunca son buenas”, tiene su certeza.

No ha ganado nada a su regreso, sigue quedándose pasmado a la hora de la verdad (Liguillas), se lava las manos  echándole la ‘bolita’ a otros y tal parece que los reflectores los quiere solamente él y por ende no deja crecer a uno que otro (no sé por qué pero recién viene a mí mente Diego Lainez)

Mal plantel no tiene, me puede usted decir lo que guste y mande pero jugadores con calidad hay. Aquí el asunto es qué y cómo está trabajando Herrera con ellos. La constante en los últimos partidos es la misma: juega mejor que el rival pero por lapsos o mejor dicho cuando quiere, errores muy pero muy puntuales terminan sí o sí en el marcador, cuando gana es pidiendo la hora y finalmente la táctica fija en defensa es impresentable y en cada punto es vital el DT.

Lo sucedido este pasado martes en la Copa MX es otro fracaso a una lista que debería de ser de títulos consumados. Entiendo y comparto su frustración amigo americanista pero créame que aunque pierda el domingo el Clásico ante Chivas, no se va a ir ni lo van a echar. El proyecto luce para acabar en diciembre con o sin título. Sí, me leyó bien, aún ganando el campeonato de Liga, Herrera debería ponerle punto final a un ciclo que desde hace rato dejó de ser sano, un lazo que hace mucho se hizo trizas con la afición.

Por: Juan Carlos Monroy

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: