Anuncios
Saltar al contenido

Final cardíaco en el Clásico Capitalino

A lo América. Sí, el equipo azulcrema nunca bajó los brazos a pesar de sufrir un par de expulsiones, Pumas pecó de soberbia, no liquidó a su rival y se llevó un empate con sabor a derrota del Coloso de Santa Úrsula. 2-2 el marcador final en duelo correspondiente a la Jornada 7 del Apertura 2018.

Con un cambio en su parado táctico, mostrando ahora un 5-3-2, los locales saltaron al terreno de juegos pero los universitarios no dieron ni siquiera la oportunidad a Miguel Herrera de implementar su nueva idea, puesto que apenas a los 17 segundos, en un centro bien enviado por Martín Rodríguez, Felipe Mora de cabeza definió el 0-1 en el marcador.

Las Águilas estaban desconcertadas, el golpe había sido certero, sin embargo, por más temprano que era, los elementos dirigidos por David Patiño en lugar de buscar el segundo, decidiendo entrar en una especie de cacería.

Al 26’ ligera respuesta del equipo del ‘Piojo’, con centro por parcela derecha de Paul Aguilar al cual Roger Martínez llegó y sacó potente disparo pero por fuera de la cabaña defendida por Alfredo Saldívar.

Para el 32’ un deja vu futbolístico, puesto que vimos una definición al estilo del viejo Oribe Peralta. El delantero mexicano recuperó la pelota, condujo y con disparo cruzado que contó con un ligero desvío, las cosas se empataron en el Coloso de Santa Úrsula 1-1.

Cuando parecía que América podía despertar y tomar el control del encuentro, vino una desconcentración de Martínez, que si bien al falta de Alejandro Arribas era clara, el colombiano soltó un codazo, suficiente para ver la tarjeta roja al 39’ en el primer tiempo.

Ya en el complemento y con la ventaja numérica, los universitarios fueron amos y dueños de la pelota, buscando tener más profundidad. Por su parte América intentó en descolgadas y con disparos de media distancia. El primero de ellos por parte de Aguilar sin éxito al 50 y posteriormente Cecilio Domínguez de igual forma erró al 53’.

Para el 68’ creció la dosis de presión americanista, porque en una clara roja directa, Bruno Valdez tuvo que irse del terreno de juego; mesa servida para Pumas.

Y sí, precisamente tan solo cinco minutos después, en un nuevo centro de Rodríguez, Carlos González de cabeza liquidó a Agustín Marchesín para el 1-2 y ahí parecía que las cosas estaban resueltas.

Sin embargo Pumas pecó y de terrible manera, dejó la pelota, no imponía todavía mayor condición tras las circunstancias que se presentaban y terminó pagando los platos rotos. Al 90’, pleno tiempo de compensación, Andrés Ibargüen saco trazo al cual Henry Martín se levantó de forma excelente y de cabeza puso el 2-2; la locura en el Azteca.

Silbatazo final y a pesar de tener una mala tarde, un funcionamiento por gran lapso gris y desconcentraciones que significaron expulsiones, América terminó llevándose un empate con sabor a victoria.

Por: Juan Carlos Monroy

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: